En Eco Explorer entendemos que el trabajo en equipo implica compromiso, no es sólo la estrategia y el procedimiento que la empresa lleva a cabo para alcanzar sus metas. También es necesario que existan algunos elementos claves como:

1. Clima de confianza

Conocer las personalidades, habilidades y roles de los demás y saber cómo ayudarse mutuamente.

2. Generar una buena comunicación

La única manera de que todos trabajen como un equipo es que existan los canales de comunicación adecuados. Los verdaderos equipos se escuchan y retroalimentan. Están dispuestos a cambiar de opinión, resolver sus conflictos y a crear estrategias en conjunto.

3. Establecer metas comunes

Para lograr los objetivos de la empresa cada colaborador debe conocer a cabalidad la Misión y los valores de esta y entender de qué manera cada miembro y departamento puede contribuir a cumplir las metas comunes que se definan.

4. Crear sentido de pertenencia

Los seres humanos necesitamos ser parte de algo, por eso el factor más poderoso en la creación de equipos es el desarrollo de una identidad común. Hay que comunicar los valores y el propósito que mueven a la empresa y hacer tomar conciencia a cada miembro sobre su impacto en el equipo.

5. Compromiso y responsabilidad

Tal como se indicaba al principio, no se puede hablar trabajo en equipo si no hay compromiso. Al momento de hacerse parte de la empresa y creer en su misión y propósito, cada uno sabe que los logros y fracasos son responsabilidad de todos y cada uno de los miembros. Es preferible no fomentar posturas como “este no es mi problema”.

6. Involucrar a la gente de las decisiones

Nada afecta más un trabajo en equipo que cuando las decisiones son tomadas por un líder autócrata. Es preferible impulsar la generación de ideas y motivar a los colaboradores a compartir sus opiniones. Con este feedback será más fácil implementar cualquier cambio o estrategia.

7. Ejercer un buen liderazgo

Todo equipo de trabajo necesita un líder que guíe, inspire y coordine los esfuerzos individuales. Para esto el líder debe conocer bien a cada miembro del equipo. Debe tener habilidades para llegar a consensos y tomar decisiones basadas en los objetivos de la empresa y en las ideas y opiniones del equipo.

8. Distribución de los roles y aprovechar la diversidad

Es de vital importancia distribuir los roles de acuerdo a las distintas competencias y capacidades de cada miembro. Los equipos homogéneos pueden operar con eficiencia pero sin mucha innovación. Los mejores equipos resultan cuando hay intereses distintos pero se comparten los valores y el compromiso con la empresa.

9. Celebrar los éxitos grupales

Aunque también es importante celebrar el trabajo individual, es clave que las recompensas se den por resultados en equipo. Cuando algo sale bien es conveniente celebrar juntos como equipo. La unión le aporta energía al equipo.

10. Existencia de un espíritu de equipo.

Es muy conveniente fomentar un espíritu positivo que aglutine y conecte al equipo. Para lograr esto deben haber más emociones positivas que negativas. Hay que fomentar un equilibrio entre la orientación individual y la orientación grupal del equipo. En los buenos equipos se genera una vibración que resuena y se produce un “campo energético” que potencia y moviliza al equipo.

Todos nuestros programas son diseñados a la medida, en base a la realidad y problemática específica de cada cliente.